dimecres, 31 d’octubre de 2012

LA FAMILIA TRAPP


Va llegando la castañada, el frío y los panellets.
Viene mi hermano con todos mis sobrinos a ver a la mami, pasamos una tarde super agustito.
Nos medimos la altura, las espaldas, las caderas y nos vamos comparando. Mi sobrino me chorra las corrientes y hace una sesión de gimnasio en casa.

Que chulo era cuando iba creciendo y mi padre salía con la biblia para plantármela en la cabeza y medir cuanto había crecido. Luego pedía que mi madre saliera con el metro de costurera para ver cuanto me acercaba a las medidas 90-60-90, esas que se pusieron de moda en la época de Claudia Schiffer, el 60 nunca apareció, los panallets pudieron más.

Fué una tarde como podría ser un día navideño, de estos en los que comes y pasas toda la tarde haciendo cualquier cosa, mirando vídeos, hablando, peleando, midiéndonos y arreglando ruedas. Como cualquier familia.





dilluns, 29 d’octubre de 2012

VUELVE A CASA


Después de una semana en el hospital, vuelve a casa.
Yo estaba en Viladomat, así que desayuné con las chicas un bikini en el O'que y fui directa a ver a mi mama en casa, no os podéis imaginar que alegría tenerla en casita.

Ahora está muy bien, los efectos de la quimio han quedado totalmente atrás, la prueba, se pone a planchar, a cocinar y no te deja hacer nada. La prueba del algodón no engaña.


diumenge, 28 d’octubre de 2012

MERQUÉN


Hace unos días que no pasaba por Viladomat House, estoy tan pendiente de mi madre que echo un poco de menos mi casa y a mi gente, pero estoy disfrutando de la familia y del cariño, que también está muy bien, parezco medio mafiosa, la familia que no me la toquen.

Fui a pasear para mover la rodilla y acabé en el Merquén tomando una birra, después de un par de llamadas, fueron apareciendo los del piso y los vecinos vascos.

El Merquén, un bar de Sant Antoni del que aún no os he hablado, bar de comida chilena.

Abrieron hace un año y medio, y ya es todo un éxito. Cuando empezaron fue uno de los bares en los que no me acababa de encontrar, algo no me gustaba, pero gracias al cariño y la ilusión que han puesto, después de un tiempo, creo que han triunfado, lo tienen lleno casi todas las noches y tienen cosas muy, pero que muy buenas. Todo esto hace que vayan de bien a mejor en tiempos de crisis.

Allí podéis encontrar fantásticas empanadas chilenas, algunas bastante picantes, unos bocadillos buenísimos, una ensalada de quinoa que quita el hipo y como no, a la troup de Viladomat house con los vecinos viladomateños.



dissabte, 27 d’octubre de 2012

HABITACIÓN OVERBOOKING



 Más días de hospital, la vía falla, toca cambiarla de vena.

La habitación de mi madre siempre está overbooking, cuesta encontrar un ratito tranquilo para que descanse y estar con ella, por otro lado me encanta verla contenta charrando y chuleando con la vecina de habitación que en ningún momento está sola.

Hubo un momento en que las dos se encontraban mejor y hablaban tanto que no se escuchaban una a la otra. Estela trataba de decir a mi madre que tiene unas amigas que son más valiosas que todo el oro de mundo, mi madre hablaba a la vez de experiencias con toda la troup de sus amigas, esas amigas que valen todo el oro del mundo, esas amigas que están ahí día tras día, acompañándola.


PLANTA DE ONCOLOGÍA


La vida en el hospital, otro mundo un poco al margen del exterior. La planta de oncología, un planeta donde sale humanidad y a la vez dolor.

En nuestra habitación estaba mi madre y Estela, una uruguaya callada cuando se encontraba mal y muy habladora cuando estaba mejor, una mujer con carácter que está luchando con su cáncer desde abril, me encantaba oírla como describía del veneno de la quimio que se metía dentro de su cuerpo. Su hijo le acompañaba todos los días, le daba muchísimo cariño, a mi madre y a mí nos encantaba ver con el cariño que la cuida.

Cuando esperamos con mi padre nuestro turno en la ronda de doctores de la mañana es muy duro, ves el otro mundo, las familias van entrando para saber el estado del paciente, cuando los ves salir se te encoje el corazón y piensas en que te dirán, ¿saldremos como ellos?, pero la naturaleza del hombre es extraordinaria, todo se supera y todo pasa, la vida.

Un momento que me encantó del hospital: Tomarse el té en el area de las máquinas expendedoras viendo el amanecer.






dijous, 25 d’octubre de 2012

UN TROCITO DE MANZANA...


Podría confundirse la planta de oncología con la de enfermedades alimenticias, porque en periodo de quimio las bandejas salen igual que entran, los familiares, enfermeras y visitantes vamos animando, insistiendo e incluso nos ponemos pesados para que coman alguna cosa.

Hoy hablando con Olga, estaba diciendo que he de cuidarme porque estoy metiendo kilos, pero me ha hecho una reflexión que me ha convencido, o me he dejado convender.
Reflexión: Quien se adelgaza es porque está pasando alguna enfermedad, nervios o algo malo y pese que en alguna excepción es porque el susodicho/a esta a dieta, la mayoría de veces es por peores razones.
Conclusión: No voy a dejar de cuidarme por esta reflexión pero no voy a perder mi buena salud, como siempre se ha dicho.

Otro apunte que quería decir en el diario, el restaurante del hospital de Sant Pau hace comida saludable y digna de un hospital, siempre que he tenido que comer en el restaurante del hospital de Vall Hebron he salido enfadada y me he indignado muchísimo, no es lógico que en un hospital no tengas opción fuera de los empanados, las fritangas y las salsas, siendo un hospital público esto tendría que estar controlado por sanidad.

Apunte negativo para el hospital de Sant Pau: Cierra a la tarde y ya no abre hasta la mañana siguiente, para cenar o te vas a la calle o vives de las "saludables" máquinas expendedoras.


dimecres, 24 d’octubre de 2012

AL HOSPITAL


 El lunes madrugo para ir a casa de mis padres y ver a mi madre, al llegar me encuentro la casa desordenada, la cama sin hacer y no había nadie. No podía ser otra cosa que haber tenido que salir corriendo al hospital, les llamo y me confirman que están en el hospital de Sant Pau.

Arreglo un poco la casa, pongo una lavadora y me dirijo al hospital. Fueron al hospital porque le empezaron unos temblores, después de mucha diarrea y algún vómito. Nos pasamos todo el día en el "hospital de día", es una sala grande con boxes donde van poniendo la quimioterapia, a la tarde le dieron una habitación. Esperan a que suba la fiebre a 38 º para hacerle un cultivo y ver si hay alguna infección. Como dicen las enfermeras, para ver si hay un bichito.

Allí estamos tranquilos, está muy cuidada y todas las enfermeras y doctoras son la dulzura personificada. Yo me calmo al estar al lado de ella.




dilluns, 22 d’octubre de 2012

ADIÓS SITGES


Día de resaca, de pollo al ast y de decir un adiós a Sitges.
Otro año más acaba el festival y nos despedimos de tantos buenos momentos, películas, cervecitas, conversaciones, gente, fiesta, tapitas, risas, lloros y un buen final, bailando hasta reventar.
Un adiós a nuestro fantástico apartamento en la calle del pecado, os dejo el adiós con la foto mañanera del apartamento con la cabeza de Jon.
Nos vamos con un muy buen sabor de boca. He visto buenas películas, en otras me he dormido y de otras me he salido.
Esperaremos un año más, ojalá el año que viene tenga la misma suerte y pueda pasar otros fantásticos días en el Festival.





SITGES, DÍA GRIS


Un día muy revuelto, llamo a mi madre y me dice que se encuentra muy mal, está con vómitos y diarreas. Yo sigo en Sitges pero ya estoy en Barcelona, no quiero irme para Barcelona para que mi madre no se preocupe por mi, pero me paso todo el día llorando y deprimida. A quien necesito tampoco está allí, mi vida gris de siempre.

Menos mal que la cerveza, la ginebra y la gente que en ese momento me rodea me hace pasar una noche loca en que cambia toda mi tristeza en un a bailar que se acaba el mundo.




diumenge, 21 d’octubre de 2012

ZOOMBIE WALK SITGES


Día de Zoombie Walk, día en que Jon nos sorprende con uno de sus disfraces, este año era un zoombie karateka, como siempre un éxito, le paraban por la calle para hacerse fotografías con él, me hizo muchísima gracia.

Un día tranquilo de pelis, hice unas cuantas campanas hablando en el bar, con unas cervecitas mientras llovía, pasando un buen rato. Suspenden la Zoombie Walk. Aunque Jon nos contó que instintivamente la gente hizo una, no oficial.

El punto negativo de la jornada, el grupito de directores The ABC of death, no se si por inseguridad,  porque no les importaba mucho lo que habían hecho o simplemente porque son así, se pasaron toda la película dando por culo, primero Nacho Vigalondo con la birra y los botellines en la presentacíon, en la proyección, ahora te paso la botella, ahora voy a comprar birra, ahora salgo otra vez al lavabo. Sin pensar que había gente que había pagado por ver los 26 cortos que forman la peli, de los que un par o tres de ellos valen la pena, aunque hay a gente con la que hablé que les gustó mucho.

Una de las pocas pelis que vi que me gustó Seven Psychopaths, para decir algo de ella, me lo pasé muy bien y disfruté de un buen rato. Os dejo el trailer.












SITGES KIM KI DUK


Los del TAC (Terror Arreu de Catalunya) con las infiltradas Mabuse, no somos una muestra de género pero ya somos unas más. Una muy buena forma de acabar una jornada en Sitges.

Sobre este día quiero destacar Pieta de Kim ki-duk, después de maravillarme el año pasado con Arirang, realmente me encanta como se le va la olla a este hombre, esta loquísimo y explica historias como nadie. Al menos a mi me llegan muchísimo y sus películas son las pocas que sigo recordando y no se me olvidan. Os dejo el trailer pero sin subtítulos en castellano.






VIVIR EN EL BARRO


Mi tía viene a casa y nos cocina un platillo de la TV1 de saber vivir. Le encantan los programas de cocina, siempre está pendiente de Arguiñano y de Saber vivir para probar nuevas recetas. El plato que nos hizo hoy eran unas costillas con una salsa con patata y calabaza. Buenísimo.

Hace unos años cuando vivía mi abuela, veíamos cada medio día a Arguiñano, que gran personaje. Un showman impresionante, que sabe explicarse y que te toque su pasión. Como me gustaría saber montármelo como el. Yo en cambio cada día me veo más lejos de todo lo que me gusta, lo más cercano, es este diario y mis miles de actividades voluntarias.
Pero profesionalmente cada vez estoy más lejos de ser fotógrafa. Por mucho que se diga que es el trabajo del día a día, hay quien nace con un buen sino y hay quien nace para encontrar la belleza revolcándose por el barro.


dissabte, 20 d’octubre de 2012

CENTRALITA


Ahora paro mucho por casa de mis madres, para acompañar y ayudar en lo que se pueda, si más no vivir juntos y mimarnos, tal como hemos vivido mis tantas operaciones.

La casa es una centralita, lo mejor, es oír la sintonía de la guerra de las galaxias como melodía telefónica cada x tiempo, cuando la oí por primera vez me reí muchísimo, además supongo que fue porque les gustó, ya que no tienen ni idea de su origen.

La gente llama para saber como está, otra gente no llama por no molestar o hacerse pesados. La gente pregunta, ofrece su ayuda o no aguantan y se ponen a llorar.  Tú como estás dentro de un círculo de pasos y tratamientos, en ese momento eres fría y sabes como animar y consolar, es fuertísimo, somos tan fuertes... pese a que algún día la gota del vaso se desborda y tienes que sacar todo lo que estás viviendo en el día a día.

Como en tantas casas uno mira la tele, otra contesta al teléfono y la hija se hace corrientes.



SIMPLES TOCHOS


Voy a casa de mis padres y al pasar por la calle Sagrera, veo que están tirando abajo uno de los edificios de la estación de tren, donde vivían los trabajadores de la Renfe. Otro bonito edificio que va abajo, simples tochos, pero que seguramente encerrarán multitud de historias y recuerdos que se convierten en escombros.

Siempre me ha dado muchísima pena ver como tiran algún edificio, sea por lo que sea, sea bonito, sea feo, siempre veo multitud de familias que vivieron allí, que tubieron grandes momentos, se amaron y se discutieron, crecieron y murieron en un espacio que era su hogar. Simples tochos.

Amo los espacios en los que vivo o tenga buenos o malos recuerdos. Cuando sea vieja seré insoportable y melancólica, espero perder el síndrome de memoria pez para poder explicar muchas historias a todos los jovencuelos/as que pille.